CONSEJOS PARA CORRER DE NOCHE POR LA MONTAÑA

Sirva esta guía de consejos para correr de noche por la montaña como una manera de minimizar los temores de todos aquellos a los que no nos seduce nada la idea de pasar unas cuantas horas corriendo a oscuras en horarios y condiciones que no son habituales . Ya se sabe que salir de nuestra zona de confort es algo que mentalmente no nos anima nada. Hay defensores y detractores en esto del correr por la noche, a unos les encanta esa sensación de soledad, el percibir la dimensión mágica de la noche y el espectáculo que supone para los sentidos el ver una amanecer por montaña, etc. Otros sin embargo no lo llevan nada bien (entre ellos nos incluimos nosotros). No les agrada esa soledad, o bien se hace duro la gestión del sueño o el simple hecho de ver limitado la visión del entorno durante las horas de oscuridad. Lo de ver amanecer, indudablemente, a todo el mundo nos encanta.

Así que tanto para unos como para otros vayan aquí una serie de consejos que nunca van a venir mal para correr de noche.

1.- HACERSE CON UN BUEN FRONTAL.- Un indispensable si quieres correr de noche (es de cajón). A mejor elección del mismo, mejor veras por la noche y en mejores condiciones para correr te encontraras. El problema viene con la elección del mismo, resolver cuantos lúmenes son necesarios, etc.

Hace unos años llevar un frontal de 180 lúmenes (quien no recuerda el mítico LED LENSER H7) era como llevar un cañón de luz, en el cual todo el mundo debía de apartarse al paso de su portador. Hoy en día, este sería un frontal de los más normalitos del mercado, dado que se ha ido progresivamente aumentando con el tiempo la potencia de los mismos. Nosotros aconsejamos llevar un frontal mínimo de 180-200 lúmenes y de allí para arriba. Lo normal ahora mismo es llevar frontales de unos 300 lúmenes que son más suficientes para afrontar las horas nocturnas en una carrera. Habrá quien prefiera llevar más por aquello que comentábamos al principio de que cuando más potencia mas vas a ver. También hay que tener presente la duración de las pilas y las baterías, y evidentemente salir con unas de repuesto por si las moscas nos devoramos las iniciales, que nunca se sabe.

Evidentemente, hemos de hacernos con un frontal que sea ligero, que se ajuste bien a la cabeza y que no se mueva con el movimiento de la misma al correr, preferiblemente por comodidad que lleve tanto las pilas/baterías como el propio foco unificado en la parte delantera, que resista el agua y sea resistente.

Es aconsejable entrenar el cambio de las baterías/pilas de noche, sin luz, para no tener problemas de ningun tipo durante la salida nocturna, para no depender de terceros compañeros que nos tengan que iluminar a la hora de hacer el cambio.

La gestión del frontal nos va a permitir el ahorrar baterías. En subidas o caminos de pista sin elementos técnicos no vamos a necesitar toda la potencia del frontal con lo cual es buena idea reducir la misma para ahorrar batería. Por contra, en bajadas y terrenos tecnicos, haremos uso de todo el potencial del frontal para correr con mayor seguridad.

2.- LLEVAR ROPA DE ABRIGO. En la montaña y de noche, ya se sabe. Es normal que bajen bastante las temperaturas, incluso en pleno mes de verano. Y puede llegar a hacer bastante mas frío del que en principio pensabamos. Es casi obligado llevar una prenda de abrigo, ya sea un cortavientos, un impermeable, una térmica, y ademas guantes para las manos y un tubular o gorro para la cabeza, que son zonas mucho mas sensibles al frío.

3.- HABITUARSE A CORRER POR LA NOCHE. No queda otra, si quieres correr por la noche, porque tengas una carrera donde parte del recorrido transcurre de noche, o bien por puro placer no hay otra opción que entrenar el correr de noche. Simple. Es necesario habituar a la vista a correr en esas condiciones donde no contamos con la luz diurna y no tenemos las mismas referencias visuales. Nuestro campo de visión se reduce considerablemente y hay que acostumbrarse a ello.

Correr de noche, como dice el corredor Sébastien Chaigneau es correr en 2D, como si mirásemos una imagen plana carente de profundidad y de sombra y con un campo de visión relativamente corto, que hace necesario entrenar la mente y la vista a las nuevas percepciones que se nos presentan, obligándonos a interpretar los nuevos matices del camino.

Ademas de la vista, hay que enfrentarse al reto psicológico de correr a unas horas en las cuales lo normal es que en condiciones normales estemos acostumbrados a que sean horas de sueño y descanso. Digamos que salir de noche supone romper con ese ritmo normal cotidiano al que estamos acostumbrados. Llegará un punto en nuestro recorrido nocturno en donde nos llame a la puerta el Sr. Morfeo solicitándonos caer en sus brazos. Y esa es una situación en la cual hay que estar prevenido para saber afrontar. Hay que tomar conciencia de que ese momento va a llegar y aceptarlo. Puedes servirte de métodos para sobrellevar esos momentos. Usar cafeína (de la que hablaremos más adelante en un apartado específico), utilizar música potente con auriculares, intentar hacer los tramos de noche en compañía de otros corredores que se apoyen mutuamente en los momentos de bajón, … Lo importante es encontrar algún método que nos pueda ayudar a sobrellevar esos momentos.

4.- ACUMULACIÓN DE HORAS DE SUEÑO EN DÍAS PREVIOS – SLEEP BANKING. Científicamente probado por varios estudios, está demostrado que acumular sueño los días previos a nuestra salida nocturna o carrera sirve como fondo de reserva para compensar ese día en el cual no vamos a dormir las horas normales de sueño. Es decir, que durmiendo en los días previos a la carrera o al entrenamiento nocturno mas horas de las que normalmente acumulamos podremos disponer de un “banco de reserva de sueño” que nos permita afrontar el día de la salida nocturna con mejor grado de rendimiento deportivo. Así que ya sabes, a dormir un poco más los días previos para rendir mucho mejor el día de la prueba.

5.- USO DE CAFEÍNA. Como complemento del anterior punto referido a las horas de sueño, el uso de cafeína está igualmente comprobado que afecta de manera positiva al rendimiento deportivo y cognitivo. Tomar una dosis de 3-6 mg/kg, es decir, si tu peso son 80 kg tendrías que tomar unos 240 – 480 mg con carácter previo al entrenamiento o carrera que vayamos a realizar.

En el caso de corredores consumidores habituales de cafeína, para que esta despliegue todos sus efectos y potencial en día de la prueba, es recomendable prescindir de la toma de la misma 4-6 días antes.

Para terminar, hay otros consejos que siempre conviene tener en cuenta a la hora de salir a correr por la noche: dejar dicha la ruta por donde vamos a acudir, procurar ir por caminos que conozcamos a la perfección para no tener problemas de orientación, salir acompañados, llevar manta térmica y otros elementos de seguridad por si tuviéramos algún percance, llevar reserva energética suficiente, …

En TRAILXTREM disponemos de una gran gama de frontales para correr por la noche y alli te podemos asesorar sobre el que mejor te conviene en relación a la actividad que vayas a realizar. Puedes echar un ojo pinchando AQUI para ver nuestra gama de frontales. Solo trabajamos con las mejores marcas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.